Select Page

Prevención de caídas

Prevención de caídas

Las caídas y tropiezos podemos sufrirlos en cualquier parte y pueden deberse a distintos motivos. A veces, son fruto de ciertas limitaciones en nuestra movilidad, acrecentadas a veces con la edad, y otras ocasionadas por factores externos. En cualquier caso, siempre hay que estar alerta a todos estos condicionantes, puesto que pueden dar a lugar a caídas aparatosas de las que sea difícil recuperarse e incluso puedan dejar secuelas.

Para evitar y tomar conciencia en estos casos, os dejamos una serie de recomendaciones:

 

Si tu movilidad es reducida, usa utensilios de apoyo.

Si como anteriormente hemos citado, nuestra movilidad es reducida, quizás sea importante servirnos de puntos de apoyo para facilitarnos el poder caminar seguros, tales como bastones o andadores. En el caso de que nuestra movilidad sea mínima, podemos recurrir al uso de sillas de rueda, teniendo la precaución de recurrir a alguna persona de ayuda para que pueda empujarla en zonas de especial dificultad.

Con ello evitaremos posibles caídas dadas por nuestra movilidad reducida. En cualquier caso, aunque contemos con puntos de apoyo, es recomendable caminar sin prisas y a un ritmo moderado.

Igual de importante es el calzado que uses, ya que es recomendable el uso de calzado con suelas antideslizantes.

 

Camina por lugares bien iluminados.

Tanto en casa como fuera de ella, es importante movernos por lugares que cuenten con una buena iluminación y cuyo suelo sea uniforme. Y es que la oscuridad y los suelos deslizantes, adoquinados o con socavones favorecen las posibilidades de sufrir una caída.

Por ello, igualmente en casa, es recomendable contar con poco mobiliario, sólo el necesario, para contar con una vivienda despejada y espaciosa en la que evitemos tropiezos y golpes con los muebles, así como con una buena iluminación, especialmente en los pasillos. De hecho, en el mercado existen las llamadas luces nocturnas que se activan por la noche.

 

Especial cuidado en el baño.

Si hay una estancia en el hogar en la que debemos extremar las precauciones, esa es sin duda el baño. Agua, jabón, superficies resbaladizas… son los causantes de la mayoría de los accidentes que se producen en el baño. Para evitarlos, en la medida de la posible, ¿qué podemos hacer?:

  • Colocar alfombras de goma en el suelo de la bañera o el plato de ducha para evitar que podamos resbalar al ducharnos.
  • Instalar barras de sujeción.
  • Instalar asientos en las duchas para permanecer sentados durante el baño.

 

Cuidados y revisiones médicas.

Además de factores externos, nuestras capacidades también pueden ser las causantes de tropiezos, caídas… Y es que el paso de los años puede afectar a nuestra visión, a nuestra movilidad, entre otros aspectos que afectan a nuestras capacidades físicas. Por eso, es fundamental que contemos con revisiones periódicas en las que comprobemos nuestra visión, nuestros reflejos… Además, también hay que tener en cuenta que algunos medicamentos puede disminuir nuestras capacidades, ya que producen sueño, mareos u otros efectos que puede mermar nuestras capacidades. En estos caso, generalmente, nos advertirá nuestro médico de familia, aunque siempre es recomendable consultar si nuestra medicación produce algún efecto secundario que nos obligue a evitar ciertas actividades, como la conducción de vehículos.

 

Sobre el autor

Área del Mayor

OFICINA DEL MAYOR Delegación de Políticas Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ENCUESTA

¿De qué te gustaría que existiera un taller?